Reintegración en obras pictoricas

En el mundo de la restauración existen múltiples campos, como puede ser la pintura o la escultura, cuyo factor común es la reintegración.

Por ello hoy hablaremos un poco de esto.

Aunque depende del profesional y de su ética, el fin de una reintegración es devolver cierto sentido a la obra, siendo esta fácilmente diferenciable,  evitando así la posible confusión con la obra original. Además otro factor importante en este proceso, es que no puede llamar la atención.

¿Tu, si vas a un museo, quieres ver las obras o las reintegraciones?

Los restauradores, para este proceso, emplean acuarelas, ya que son reversibles, por lo que se eliminan fácilmente. Esta reversibilidad es el pilar fundamental de la restauración hoy en día.

Una buena reintegración se caracteriza por no ser percibida desde lejos (distancia normal a la que se aprecia la obra) pero muy claras en cuanto te acercas.

¡Por eso nosotros somos los únicos que nos pegamos tanto a las obras!

Esto se consigue porque es el propio ojo del público el que mezcla los colores. De ahí que el trabajo de un buen restaurador pase desapercibido.

Para esta diferenciación con la obra, existen diferentes técnicas para llevar a cabo este proceso.

La primera de la que hablaremos será el llamado Rigattino. Se trata del empleo de trazos pequeños y paralelos, con la característica fundamental de la irregularidad, ya que por el contrario se originarían efectos ópticos desagradables. Cada trazo se realizara con un color puro, que mediante la mezcla óptica, resultara un color lo más próximo al color de la obra.

Otra forma de reintegración es el Tratteggio. Esta consiste en hacer, igual que en el rigattino, pequeños trazos, pero esta vez yuxtapuestas, creando así una trama de colores. Generalmente se cruzan con una cierta inclinación, por lo que resultando una malla romboide. Generalmente esta técnica no se suele usar

El puntillismo, consiste en puntear los diversos colores, por lo que el efecto óptico que se conseguirá es el mismo en los casos anteriores.

Estas tres formas combinan en ciertas partes unos tonos u otros para poder seguir los trazos de la obra original, creando así diversos colores

Estos tipos de reintegraciones, solo se pueden hacer cuando de la obra haya documentación, sino se trataría de algo que no es real. Por ello cuando no se tiene documentación, y para que esta falta de película pictórica no llame la atención, se reintegrara mediante una tinta plana, que es la aproximación de los tonos próximos a esta falta, dando como resultado un color neutro que no llama la atención.

Os dejo unas cuantas fotos para que apreciéis las técnicas, una imagen vale más que mil palabras.

04-detalle-reintegracion      PUNTILLISMO

(imágenes copiadas de las paginas webs: http://www.patrimoniohistoricoclm.es  y http://www.edu.xunta.es respectivamente)

¡Esperamos que os haya gustado y aclarado algo!

¡Hasta pronto!

MB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s